Camino, Verdad y Vida







Por: Dr. Félix Muñoz 


“Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí – Jn 14:6 (RVR)”.


Solo un medio perfecto puede llevar al hombre imperfecto hacia el Dios perfecto.


Hay tres palabras clave en este texto y estas son “camino, verdad y vida”, la palabra “camino” viene del gr. “jodos” y significa: “ruta/avance” es una metonimia para referirse a sí mismo como el autor y el medio de acceso a Dios y su eternidad en la jornada de esta vida, aquí es un punto crucial el cual los caminos se encontraban con el camino importante que daba a Jerusalén, con esto alude que el único y más excelente medio es Él mismo. Histórico culturalmente en los textos judíos antiguos el “camino” se refería a la manera justa en el comportamiento, es decir, que cada acción estuviera acorde con la voluntad divina. Aquí hace alusión a una referencia antigua en Isaías, en la cual el “camino” se refería al regreso a la nueva Jerusalén (cf. Jn 1:23). En este caso el trasfondo es menos crítico que la fuerza de la imagen, ya que Cristo está contestando la pregunta de esta forma “el Padre está donde yo voy, y yo soy la forma como ustedes pueden llegar” Cristo es el pontífice. 


La otra palabra es “verdad”, la misma viene del gr. “aletheia” y significa “verdadero/no corrupto” alude lo que no está oculto sino abiertamente conocido. En este caso, habla de sí mismo como el cumplimiento de la ley divina en su persona. En tales tiempos “verdad” llegó a ser un título para Dios mismo entre los judíos, la afirmación misma expone que Jesús es la verdad corpórea, Él es la fidelidad de Dios encarnada (cf. Jn 1:17), Cristo encarnó la Palabra antes dicha en el AT (Jn 17:17, Sal 119:142, v.151), así como el judaísmo afirmaba que había un solo Dios y por lo tanto un solo camino verdadero (su Ley), Cristo afirma que Él como la Ley encarnada se lleva a cabo el cumplimiento perfecto en su persona (Mt 5:17), Él es el medio perfecto y verdadero que lleva a Dios. 


La misma Escritura pone en claro que el Señor Jesucristo es Él mismo el camino al cielo. No se trata meramente de que indique el camino: Él es el camino. La salvación está en una Persona. Se acepta en arrepentimiento a esta Persona como tuya y posees la salvación. El cristianismo es Cristo. El Señor Jesús no es sólo uno de varios caminos. Él es el único Camino. Nadie viene al Padre, sino por medio de Él. El camino a Dios no es por los Diez Mandamientos, ni por la Regla de Oro, ni por ordenanzas, membresía en una iglesia —es por medio de Cristo solamente—. En la actualidad muchos dicen que no importa lo que uno crea siempre que se crea con sinceridad. Dicen que todas las religiones tienen algo de bueno y que todas llevan finalmente al cielo. Pero Jesús dijo: Nadie viene al Padre, sino por mí. Entonces, el Señor es la verdad. No es sólo Uno que enseñe la verdad; Él es la verdad. Es la encarnación de la Verdad. Los que tienen a Cristo tienen la verdad. No se encuentra en ninguna otra parte. Cristo Jesús es la verdad. Él es la fuente de vida, tanto espiritual como eterna. Los que le reciben tienen vida eterna porque Él es la vida.


La otra palabra clave en el texto es “vida” la misma proviene del gr. “dzoe” la misma se expresa a sí, como una actividad constante y existente, no solo alude que es Él la fuente de la existencia (Col 1:15-23), sino también que Él es la fuente de la vida (cf. Jn 11:25-27) porque Él es vida. Cristo es la actividad constante que marca la forma de pensar, hablar y conducirse en la tierra. En su encarnación perfecta está el cumplimiento de toda promesa divina (2 Cor 1:20), toda promesa se cumplió en Él, y es la evidencia máxima de la divinidad. Tal afirmación lleva consigo que Cristo es el medio que otorga la capacidad eterna de unir su vida a la del creyente (1 Cor 6:17), para así traer su cumplimiento sobre el mismo (Ezq 36:26-27), esta es una unión inquebrantable establecida por el eslabón divino de vida, no por aquel que cree, sino por quién imparte, Cristo mismo. En la persona del Hijo, el Padre aseguró una vida justa, el cumplimiento de su ley y la capacidad viva de poder llevar a cabo en sus propios recursos toda demanda divina (Rom 8:2).


La verdad no deja de ser verdad porque no haya quien crea en ella, porque aunque nadie la crea seguirá siendo verdad. Él no es Dios porque crean que es Dios, Él es Dios porque Él es verdad en Sí mismo (Sal 19:1). Su existencia se revela en sí mismo en forma general, Cristo es un ser divinamente eterno. Él como ser divino vive en lo eterno y como eterno que es, existe por sí mismo y nunca ha dejado de ser lo que es en sí mismo. Se le llama ser a todo lo que manifiesta una acción. La Escritura habla de la acción divina (Gén 1:1). La palabra (creó) nos da a entender que detrás de esa acción de creación había alguien, hubo un ser existente que se manifestó e hizo los cielos y la tierra. Si Dios nunca hubiese manifestado una acción, el hombre jamás hubiera sabido nada de Él. 






Dios, se ha presentado al hombre a través de hechos visibles los cuales se llaman los cielos y la tierra. Negar los cielos y la tierra es negar que el humano está en ella y negar al Dios que los creó, tales negaciones no tienen argumento en contra de la realidad. Todo ser que existe manifiesta su propia expresión distintiva y única. Todo lo que expresa un acto es un ser con una expresión. Un acto muestra que hay alguien que existe detrás del mismo. El actuar y el ser son una misma cosa. No se puede separar el acto del ser ni el ser del acto. En este caso, relacionado con la verdad de su camino y su vida, el ser de Cristo y su acto están ligados y es la máxima expresión divina para el beneficio del que cree. Como ser posee las facultades de la personalidad las cuales son, (la auto-conciencia y la auto-determinación), tales atributos indican que Cristo es un ser o alguien que existió antes del acto manifestado ya que aqlude en su afirmación que va al Padre. Todo tiene su origen en un punto específico; en una causa que lo emita. Cuando se habla de Jesucristo, del universo y del hombre, no hay una definición existente de la nada, ya que nunca se podrá definir lo que no es. El universo no fue creado de la nada, fue creado por un ser que hizo un acto (creó Dios al hombre – Gén 1:27) por lo tanto, Cristo como co-participe con el Padre y el Espíritu en la creación, establece que imparte su vida para que el receptor de la misma participe de ella en su gracia.


¿Qué es la verdad? La verdad es lo que se conforma a la realidad, al hecho, o a la actualidad en estado de conciencia. La verdad se conformó a la realidad en Cristo. Jesús realizó lo ordenado por el Padre a tal grado que al cumplir todo a cabalidad estableció lo que cualquier otro jamás ni en mil vidas hubiera podido hacer (Jn 21:25) Él se levantó de entre los muertos (1 Cor 15:4-8). Él es la verdadera vida. Para determinar si existe tal cosa como la verdad aparte de las preferencias culturales personales, se debe reconocer que debemos entonces apuntar a descubrir algo más grande que nosotros mismos y que se encuentra en su persona, la expresion viva del fundamento inspirado, las mismas Escrituras (Lc 24:27, vv. 44-45). En esencia, esto significa que al mirar a Cristo, se mira la verdad que vivifica para un comportamiento justo ante el Padre (Mt 3:17). Él es la verdad, la esencia absoluta real y autor de toda existencia (Jn 18:37). 


“Porque ninguna mentira procede de la verdad - 1 Jn 2:21 (RVR)''.

0 commentarios:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Bienvenidos

Aquí encontrarán todo lo relacionado a la Biblia, la Palabra de Dios. El fin es que el cuerpo de Cristo sea totalmente edificado en ella, y no solo conozca de ella, sino que conozca al Dios verdadero mediante ella. El enfoque es presentar el cáracter de Dios, Su perfecta personalidad y esencia para tener un conocimiento completo y detallado de quién es Él y cual es Su orden establecido para el bienestar del ser humano.

Todo el material de ésta página tiene el propósito de brindar educación bíblica en la mayor cantidad de areas posibles para que el creyente tenga una idea clara, estable, completa, segura y aplicable de la voluntad perfecta de Dios en Su Palabra su vida personal.

Gracia y Paz en Cristo.
Si tiene uso de tarjeta de crédito desde muchos países se puede enviar una ofrenda con PayPal. No es necesario tener cuenta con PayPal para participar. Gracias por su donación.